miércoles, 14 de enero de 2009

Making the Bed

Es paradójico, pero suele ocurrir, que uno no se da cuenta de lo que está perdiendo... hasta que alguien o algo amenza con quitártelo.

El hombre es un ser posesivo; pero cuanto más se aferra a algo, más se cansa de intentar retenerlo. El hombre es un ser desprendido, pero contra más da, más quiere reibir. El hombre es, por ende, un ser egoista; y, por naturaleza, un ser contradictorio que busca confundido compartir su necedad.

2 comentarios:

Orbison dijo...

Yo, personalmente, no espero nunca nada, así todo me pilla por sorpresa ( a veces me asusto y todo ), pero me hace sentir más feliz, la vida està llena de sorpresas.
Añadir que me considero más adictivo que posesivo.....eso de la posesión tiene que ser mala cosa....
Tienes el don de la sugerencia fotografica que, por supuesto, me causa ADICCIÓN

Cesc dijo...

Cada vez más me siento generoso... Me gusta compartir mi tiempo, mi vida, mis pequeñeces con mi gente. Pero tambien compartir con la otra gente.

Cada dia me desago más de valores materiales y me quito un peso de encima (nunca mejor dicho)