martes, 15 de febrero de 2011

La Muñeca Frankestein.

Me canso, me agoto. Cada día un poco más, y cada día un poco menos... de mi.
Me gasto, me consumo. Cada día un poco más, y cada día un poco menos... de cualquiera.

Quita, pega, corta, ensambla. Estoy hecha de recortes, de zurcidos y de apaños. Camina, huye, corre, sigue. Mi piel huele a asfalto, mi cuerpo a goma quemada. Contesta, inventa, calla, oculta. Me sobran palabras pero me falla la memoria.

Ya no me gusto... cuando me miro.
No siempre... me reconozco.

1 comentario:

un completo gilipollas dijo...

Excelente texto...
Siempre suyo
Un completo gilipollas