lunes, 28 de septiembre de 2009

En un mar de dudas

La determinación rara vez llega a mal puerto; las dudas, en cambio, suelen perderse en el mar...

Yo, siento que me ahogo de tanto en tanto. Y es que el ancla que te amarra, también te puede ahogar, si te arrastra hasta el fondo.

2 comentarios:

Alex dijo...

Para no morir ahogad@ lo mejor es un buen socorrista...

NuNa dijo...

y un buen boca a boca...