lunes, 30 de marzo de 2009

Las paredes también oyen

Querer hablar, querer oir; querer decir, querer escuchar; querer explicar, querer comprender... El verdadero entendimiento, como los buenos diálogos, surgen de enfrentar los contrarios y saber conjugarlos.

2 comentarios:

Cesc dijo...

Y los contrarios, se atraen!!

NuNa dijo...

inevitablemente! :)