lunes, 9 de febrero de 2009

Los que los dedos me dictan... con torpeza

Aquello que los sentidos confunden, el corazón desmiente.

A veces queremos ver, cuando deberíamos escuchar; y a veces queremos escuchar cuando deberíamos sentir...

A veces queremos reir cuando tenemos que llorar; y a veces queremos hablar cuando simplemente debemos callar.

A veces tratamos de acertar... pero nos equivocamos.

2 comentarios:

Cesc dijo...

Y entonces lo mejor es cerrar los ojos. Meditar. Dejarse llevar. Hacer submarinismo, o puenting, o paracaidismo... Y gritar!

Para luego volver a empezar, a reinventarse...

Estas bien?

NuNa dijo...

hmmmm submarinismo, puenting, paracaidismo... me gusta! :D


(merci)