lunes, 19 de enero de 2009

Del plato a la boca (Delicatessen)

En la cocina como en el sexo, la experiencia del sabor no depende tanto de la maestría del chef, como de la voluntad del comensal...

Como ocurre con casi todos los placeres mundanos hay que aprender a degustarlos educando los sentidos. Y es que aunque digan que "no está hecha la miel para la boca del asno", a más de uno he visto yo ponersela en los labios.

1 comentario:

Cesc dijo...

Y si las imagenes son tan sugerentes, pasa que el sabor aún és más y más placentero...
Me gusta probar distintos sabores