martes, 8 de julio de 2008

Bicho de asfalto (Big City Lies)

Cojo el autobús a las 8:30, no hay espacio apenas para respirar; huele a chicle de menta, a mezcla de perfumes, a asfalto y a plástico sucio. Tardo alrededor de 20 minutos en llegar a mi destino, parada tras parada... Paso las siguientes 10 horas encerrada en una oficina, viendo el mundo a través de una pantalla Dell de 17''. Vuelvo a subir al mismo autobús, de regreso al hogar... igual de lleno, igual de denso, igual de lento... huele a chicle de fresa, a barra de bar, a tabaco, a goma quemada y a plástico sucio. Vivo en la ciudad, pero no disfruto de sus servicios, de sus ventajas ni de su oferta cultural. Vivo encerrada, aunque nadie me impide la huida.

Que alguien me recuerde por qué sigo... aquí/así
Que alguién me recuerde por qué digo que me gusta... esto/así


* Ningún animal (que no se haya ofrecido voluntariamente) ha sido maltratado para reconstrucción de estos hechos.

3 comentarios:

Orbison dijo...

Cuando quieras rompemos ésa monotonia.
Yo cuando voy en el autobus, intento no oler nada....

erTani dijo...

¿Huir? Tienes un mundo de posibilidades y mejores olores esperando, lo tienes ahí al lado.

Sino lo ves, déjate llevar de la mano (¿por un célebre cantante con gafas de sol?).

Sino recuerdas porqué sigues… es porque no quieres seguir.

Sino recuerdas porque dices que te gusta... no digas que te gusta.

Y sino te gusta lo que hueles, no aguantes la respiración, el lila no te va.

“July in the city is more than this” Somos unos privilegiados y estamos obligados, por decencia, a
disfrutarlo.

*…el tobillo ese, hace pinta de haber sufrido.

Antoniorme dijo...

A lo mejor solo tienes q girar la cabeza, y verlo todo con un angulo diferente...

parece una tonteria pero funciona

:)