martes, 4 de marzo de 2008

Hay errores que se pagan en cómodos plazos...

Cansada de hacer las cosas de forma chapucera y falta de recursos, de robarle segundos al tiempo y llegar tarde; cansada de nadar contra corriente, de no hacer pie, de resistir las tormentas y empaparme hasta los huesos; cansada de contener el llanto, de mantener la sonrisa, cansada de fingir; cansada de intentar y no conseguir, cansada de desear y no creer, cansada de imaginar y no realizar; cansada de no poder reaccionar, cansada de maniobrar en especios angostos, cansada del mundo.

Cansada de no alcanzar lo que quiero, cansada de perder lo que amo.

Cansada sin intención, pero con motivo.

... y el sol saldrá mañana, también para mi.
(¿¿¡¡y se supone que escribir esta prquería ayuda??!! jujujuju sisisisi tenía que haber estudiado psicólogía)

2 comentarios:

S (ese) dijo...

Siempre puede hacer uso de sus tres comodines.
El de la llamada, el del publico y el del 50%.

Anónimo dijo...

sabes? alguna vez me ha pasado: lo que yo pensaba que era un error propio, resulto ser un error ajeno importado gratuitamente, que, con el tiempo, me he dado cuenta de que no merecio las horas de reestructuracion mental que les dedique.

un fantasma del pasado.