miércoles, 12 de septiembre de 2007

Amphibia


Charles Darwin, padre del "Teoría de la Evolución de las Especies" afirmaba que el hombre procedía del simio. Pues se equivocaba. Hoy, me atrevo y en voz alta, dado el número de evidencias recogidas a mi favor, a desmentir tal afirmación. El hombre proviene del pez. Y a las pruebas me remito.

Dejando de lado el hecho de que el ser humano es un 75% agua (Da que pensar eh?, eh?, eh?), y que la almeja es citada para referisrse al aparato reproductor femenino; he aquí una innegable lista de expresiones que corroboran mi póstula:

Tener manos de pulpo, ser un merluzo, poner cara de besugo, ser una foca, estar como una ballena, ponerse gamba, quererse como la trucha al trucho, comportarse como un tiburón, estar hecho un piraña, ser una rémora, moverse como pez en el agua, encontrarse la mar de bien, ¡Pelillos a la mar! aguar la fiesta, estar con el agua al cuello, estar pez, hacerse la boca agua, nadar entre dos aguas... irse de cañas? y no hay mal que por mar no venga..?


¡Más claro, el agua!

1 comentario:

Ñoco Le Bolo dijo...

Me ha venido con agua de mayo. Así que ya que tenemos que andar por tierra pues ajo, agua y resina. Todo con tal de no agüar la fiesta